La Pedagogía Montessori

La Pedagogía Montessori

La pedagogía Montessori, diseñada por la Dra María Montessori, lleva más de 100 años en activo, es la pedagogía más extendida a nivel mundial. La idea central es la creencia absoluta de que el niño puede desarrollar mejor sus capacidades y valores en la medida en la que el ambiente social en el que se desarrolle sea apto para su aprendizaje.
Existen más de 22.000 escuelas Montessori en el mundo. Es la pedagogía más aplicada a nivel mundial. El Método Montessori ve al desarrollo humano como un proceso. Busca el desarrollo de la personalidad. Enfoque en el niño en su totalidad: se centra en el desarrollo del “niño completo”, emocional, físico, social y académicamente.
La Dra. Montessori sostenía que ningún ser humano puede ser educado por otra persona. Cada individuo tiene que hacer las cosas por sí mismo para poder aprenderlas. Los niños están motivados interiormente por una curiosidad natural. La meta de la educación no debe ser llenar al niño con datos académicos seleccionados, sino cultivar su deseo natural por aprender. El uso de los materiales está basado en el deseo del niño por aprender, aptitud que M. Montessori identificó como “la mente absorbente.
Creemos que los niños/as se desarrollan en entornos educativos que les respeten como individuos. La pedagogía Montessori se basa en un profundo respeto por la personalidad. Los niños trabajan en su propia libre elección.  Creemos firmemente en el potencial y las posibilidades de cada niño/a y nos encontramos comprometidos con defenderlos y promoverlos. Los apoyamos junto a sus compañeros y guías para que los descubran y desarrollen.

Proponemos un aprendizaje y desarrollo centrado en cada niño/a, de tal forma que su potencial sea atendido, valorado y escuchado desde sus diferencias.
Un ambiente preparado: adecuado a las necesidades de los niños y a su desarrollo con materiales Montessori y mobiliario adecuado a la edad; es un espacio físico y psicológico científicamente diseñado para proveer al niño de oportunidades para aprender a través de las experiencias personales.
En Montessori los salones son espacios amplios y luminosos. Incluyen flores y plantas en un orden absoluto. Los ambientes están diseñados para estimular el deseo del conocimiento y la independencia en los niños. Además, los pequeños pueden intercambiar ideas y experiencias en medio de un ambiente especialmente preparado para ellos, con muebles, materiales e infraestructura a su alcance.
Tienes estas características:
* Proporcionado: A las dimensiones y fuerzas del niño.
* Limitado: En cuanto a que el mismo ambiente dirija al niño hacia el conocimiento y lo ayude a ordenar sus ideas y aclare su mente.
* Sencillo: En la calidad de las cosas y en la línea de las formas. Elemental, debe haber lo suficiente y lo necesario.
* Delatador del error: El poder darse cuenta del error lleva al niño a un razonamiento cada vez mayor, pudiendo medir las consecuencias de sus acciones.
* Lavable: Para que el niño pueda mantener limpio y cuidado el ambiente.

Material o medios de desarrollo. Diseñado por la Dra. Montessori, el material es llamado” Medio de Desarrollo”. Cubre todas las áreas en las que ella estudió las necesidades del niño. Todo el material es natural, atractivo, progresivo y con su propio control de error.
Los niños están introducidos a una inmensa variedad de materiales para dar bases sólidas a todas las habilidades e inteligencias humanas.
En los ambientes, los materiales se encuentran distribuidos en diferentes áreas a los que los niños tienen libre acceso y en donde pueden elegir la actividad que quieren realizar.
Los materiales fueron elaborados científicamente, adecuados al tamaño de los niños, todos tienen un objetivo de aprendizaje específico y están diseñados con elementos naturales como madera, vidrio y metal.
Estos exigen movimientos dirigidos por la inteligencia hacia un fin definido y constituyen un punto de contacto entre la mente del niño y una realidad externa, permitiéndoles realizar gradualmente ejercicios de mayor dificultad.

Características de los Materiales

1. Todos los materiales son motivos de actividad.
2. Aíslan las cualidades que queremos resaltar o que el niño aprende.
3. Algunos, como los materiales de sensorial y matemáticas, están graduados.
4. Tienen control del error.
5. Tienen un máximo y un mínimo y presentan los opuestos.
6. Tienen un límite: Hay un material de cada cosa.
7. Ayudan al niño a entender lo que aprende, mediante la asociación de conceptos abstractos con una experiencia sensorial concreta, así realmente esta aprendiendo y no solo memorizando.
Áreas:
Vida práctica
Está considerada la parte más importante, ayuda al niño a desarrollar la coordinación, concentración, independencia, orden y disciplina. Abarca los ejercicios para la relación social, la tolerancia y la cortesía, el control perfecto y refinamiento del movimiento.
Sensorial
Se refiere al desarrollo y al refinamiento de los cinco sentidos: vista, sonido, tacto, olor y gusto. El propósito de los ejercicios es educar los sentidos, así el niño puede aprender sobre el ambiente, y ser capaz de discriminar sus aspectos más sutiles.
Lenguaje
El primer paso hacia la lectura y la escritura es sensorial. Los niños utilizan su dedo índice para conocer sensorialmente cada letra a través del uso de letras contorneadas con papel de lija. Esto les ayuda a reconocer las formas geométricas, al mismo tiempo que desarrolla su destreza y aprende las letras fonéticamente. Luego se sustituye el dedo por un lápiz para más adelante, escribir.
El aprendizaje de la lectura y la escritura se logra en el niño de forma natural. Al convivir e intercambiar experiencias con compañeros mayores que ya leen y escriben, propicia en el niño su deseo de hacerlo. Según las habilidades e intereses propios de su edad, se creará una atmósfera que favorece su desarrollo.
Matemáticas
Una vez más la introducción a los números y a las matemáticas es sensorial. El niño aprende a asociar los números a las cantidades, trasladándose gradualmente a formas más abstractas de representación. La educación temprana de este sentido, ayuda al niño a poner la base para la lectura y el aprendizaje de las matemáticas. Las actividades desarrolladas con los materiales sensoriales hacen que el niño pase “de lo concreto a lo abstracto” y le ayude a discriminar tamaños, colores, formas, peso, etc.

Un/una adulta-guía entrenada que conoce al niño, lo respeta y acompaña a través de su experiencia en el La Dra. Montessori siempre se refirió a las maestras como “Guías” y su papel se diferencia considerablemente del de la maestra tradicional. Ella ante todo tiene que ser una gran observadora de los intereses y necesidades individuales de cada niño.

Nuestra forma de garantizar los estándares establecidos de Montessori es por considerar que todas nuestras guías tienen la titulación AMI. La Formación Montessori para ser guía titulado Montessori a través de la AMI (Asociación Montessori International), se realiza por medio de un programa de entrenamiento y de formación rigurosa donde se estudian las características del desarrollo del niño y sus necesidades. El plan de estudios y los materiales asociados a los diferentes grupos de edad y las habilidades complementarias de respeto y apoyo al desarrollo de la autonomía del niño. Además de la constante observación propia y la autoconciencia del guía.

Características de la guía
1. Conocer a fondo cada una de las necesidades intelectuales, físicas y psicológicas en cada periodo de desarrollo del niño.
2. Debe ser capaz de guiar al niño dentro del salón de clases hacia el material o actividad que se requiera para lograr un desarrollo armónico y adecuado a su edad.
3. Debe conocer y manejar correctamente el uso y los objetivos de cada material que se encuentre en el espacio.
4. Indicar de modo claro y exacto el uso de los objetos y materiales.
5. Ser activa cuando se pone al niño en contacto con el material por primera vez y pasiva cuando este contacto ya se ha dado.
6. Debe mantener el ambiente siempre limpio y ordenado.
7. Atender y escuchar en donde se le llama y respetar el trabajo y los errores de quienes trabajan.
8. Deben despertar en el niño, su independencia e imaginación durante su desarrollo.
9. Generar en él autodisciplina, bondad y cortesía.
10. Guiar al niño para que éste aprenda a observar, a cuestionarse y a explorar sus ideas de forma independiente, motivando su interés por la cultura y las  ciencias

El niño: se dedicó toda su vida a conocer al niño. Vio que todos los niños pasan por las mismas etapas de desarrollo, independientemente de su cultura.

Características de la evaluación.
La evaluación en la filosofía Montessori es consiste en un sistema de registros de informaciones, entre los que podemos encontrar: diagnóstico, apreciaciones, datos, mediciones, informes de profesionales de la conducta, informes y opiniones de los padres, que nos facilitan un dominio del historial completo de cada alumno/a.
Cada alumno/a es evaluado por todos los maestros, por los maestros de clases especiales, por la directora y por los especialistas que trabajan en el mismo.
Cada evaluador o evaluadora realiza el trabajo de manera particular y por escrito, luego se conjugan todas las visiones, comentarios y enfoques, se analizan y se intercambian apreciaciones, se enriquecen y precisan las informaciones, y el resultado, da un perfil “Personalizado” (porque se hace a cada persona, donde cada uno cuenta con su espacio y su atención particular) y “Personalista” (porque va orientado hacia potenciar los atributos de cada alumno/a con que ha sido dotado por El Creador: voluntad, pensamiento, lenguaje y libertad).

La continuidad, la repetición, el orden y la terminación perfecta del trabajo, el seguimiento hasta el más mínimo detalle, el respeto reverencial hacia el niño/a, la conexión cercana con la realidad familiar y las atenciones a las consideraciones de los padres y las madres; le permite a cada guía lograr la  estabilidad y la normalización de las actitudes de los alumnos en proceso de aprendizaje.

Los ambientes están científicamente diseñados para favorecer el desarrollo de la mente del niño y despertar en él las características normales de su niñez: amor al orden, amor al trabajo, espontánea y profunda concentración, apego a la realidad, amor al silencio, capacidad para trabajar solo, superación del instinto posesivo, obediencia gozosa, independencia, iniciativa, capacidad para cooperar y ayudarse mutuamente, autodisciplina y alegría.
El trabajo continuo dentro de un ambiente tan bien estructurado y dirigido, modifica en gran parte conductas inadecuadas del niño, contando, por supuesto, con la cooperación de los padres en el reajuste de las organizaciones sistemáticas familiares.
El ambiente preparado constituye pues, un efectivo seguimiento terapéutico que lleva al niño a la normalización de sus conductas, permitiéndole desarrollar sus potenciales y su capacidad única de creatividad.
Algunas características de la Pedagogía Montessori:
Estimulación individual: La diferencia más notable entre una escuela tradicional y una escuela Montessori es que los estudiantes se mueven a su propio ritmo. En lugar de participar en una clase o actividad dirigida por el profesor, donde todos los estudiantes realizan la misma tareas para, cada estudiante trabaja en lecciones que están precisamente ajustadas a su nivel de habilidad y elección autónoma.
Grupos de edades mixtas: Los niños hacen de modelo a otros niños: mejora el aprendizaje, desarrollo social y emocional. Los estudiantes de más edad a menudo toman de forma natural roles de liderazgo y ayudan a establecer el ambiente de trabajo. Los estudiantes más jóvenes también encuentran la manera de conducir, ya sea a través de su creciente conocimiento en un área determinada, un talento especial, o con su propio conjunto único de las habilidades sociales.
Concentración: El niño que conoce el estado de concentración, paz, tranquilidad, busca volver a encontrarse en ese estado. A través del ambiente preparado y la manipulación del mismo, el niño elige libremente el material en función del interés y logra la concentración a través del movimiento, a través de la acción. Esta filosofía es evidente en la manera como los estudiantes son tratados. Si un niño está distraído o está teniendo problemas para concentrarse, la guía no lo reprende. En cambio, se trata de volver a encender su interés, determinar qué le está confundiendo, o ayudarle a encontrar otra tarea que sea más atractiva. A los estudiantes también se les da un montón de las responsabilidades de mantener el salón de clases, la planificación de las comidas y aperitivos, y trabajar a través de problemas a medida que surgen.
En los ambientes montessori se fomenta:
• Autonomía e Independencia
• Autoestima
• Voluntad
• Autocontrol y autodisciplina
• Un ambiente sin competencia: En el aula Montessori no existe la competencia porque los niños trabajan individualmente con los materiales.  Cada niño relaciona su actividad a su propio trabajo y no con el de los demás.
“Nunca hay que permitir que el niño se arriesgue al fracaso hasta que no tenga la oportunidad razonable de triunfar.”